EL MILAGRO DEL POZO

 

1987: El 14 de octubre de 1987, el mundo fijó su atención en un pozo de agua abandonado de 20 centímetros de diámetro en un jardín de Midland, Texas. Allí, a casi siete metros de profundidad, se encontraba atrapada Jessica McClure, de 18 meses. La mañana de ese día, la pequeña jugaba tranquilamente, cuando su madre Cissy Porter debió ingresar en la casa para atender un llamado telefónico. Al regresar, a su hijita se la había tragado la tierra.

Lo que siguió fue una dramática serie de desesperados intentos para rescatarla de una muerte segura. Desde la superficie se le proveyó oxígeno y se bajó un pequeño micrófono para que pudiera escuchar a su madre. Mientras tanto, los rescatistas perforaron un foso paralelo al pozo y un túnel horizontal de 150 centímetros de largo a través de roca sólida.

Gran parte del mundo, que siguió el drama en vivo por televisión, contuvo el aliento cuando «baby Jessica» fue rescatada 58 horas más tarde. El calvario tuvo su precio: los médicos debieron amputarle el 60% del pie derecho por el peligro de una gangrena. Se le realizaron luego 13 cirugías para reconstruir el pie y se le hicieron nueve transfusiones sanguíneas. Pero, poco a poco Jessica se recuperó.

artículo aparecido en el periódico La Nación on-line, Buenos Aires, Argentina del 16/02/2004. Sección Ayer y Hoy como ejemplo de traumas pasados y sus efectos en el presente.

Jessica McClure – El milagro del pozo

 

2004: Jessica no recuerda casi nada de aquel octubre de 1987.

Tiene ahora 17 años, y vive con su padre (que se separó de Cissy) en East Texas, y en su habitación conviven un póster del actor Josh Hartnett con un peluche gigante de Winnie the Pooh.

Regresó sólo una vez al lugar del accidente, ahora tapado con una placa que lleva su nombre. Pero guarda un agradecimiento mayúsculo hacia todos los voluntarios que ayudaron en el rescate a los que, en su gran mayoría, nunca conoció. Entre ellos, el paramédico Robert O´Donnell, que la liberó de su trampa mortal y que se suicidó en 1995 de un tiro en la cabeza, tras una

profunda depresión, producto de la pérdida de una fama tan súbita como fugaz, que lo hundió a él en un pozo de angustia y en la adicción a los tranquilizantes.

«Nunca tuve oportunidad de agradecerle, pero sí le agradecí a su familia», dice Jessica, quien confesó recientemente que tiene sueños recurrentes en los que escucha la voz de su madre, a la que no puede encontrar, y le pregunta dónde se encuentra. «Me despierto aterrada», afirma. Jessica no tiene que preocuparse por su futuro económico: las donaciones que la población entregó para la recuperación de la niña tras el accidente, alrededor de 700.000 dólares, fueron destinadas a una cuenta con la que se pagan todos sus gastos y a la que sus padres no tienen acceso; ella sólo podrá disponer de esos fondos cuando cumpla 25 años.

En cuanto a su salud, ha tenido problemas recurrentes: tuvo mononucleosis y padece de artritis juvenil, y también es obesa.

Ello no impide que cada tanto se la vea patinar por su vecindario.

«Todo lo que he pasado me ha hecho más fuerte y confiada en mí misma. Realmente soy muy feliz», afirma.

¿Habrá pensado nuestra querida Jessica, que la voz que escucha en sueños de su madre a quien no puede encontrar, remite a la voz real de esta misma que le hacía llegar a través de un parlante durante sus angustiosas 58 horas en el pozo, donde a similitud del sueño, la escuchaba pero no la podía encontrar?

Más interesante aún es que esto no sólo es evidente para nosotros profesionales del tema, sino que es evidente para los periodistas que publicaron el artículo, así como para los que lo reprodujeron en nuestro país, y que todos ellos dan por sentado que el público lector está capacitado para hacer la misma inferencia.

Hoy para nosotros es obvio y evidente la relación causa efecto entre estas dos situaciones. Pero, esta idea hubiera sido un despropósito o un desatino para filósofos, boticarios o barberos de antaño. Implica un salto cuántico el poder establecer la relación de causa- efecto / trauma-conducta.

 

Dr. Pablo Solvey

 

Bilbo Byt – Acompañantes en Bioneuroemocion  Getxo – Bilbao   bilbobyt@gmail.com

Anuncios

Acerca de Bilbo Byt S.C.P.

Bilbo Byt es una Sociedad Cooperativa Pequeña dedicada al desarrollo de habilidades y cualquier actividad relacionada con el desarrollo de la conciencia a nivel personal.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s